Artículos Acupuntura y MTC 4

EL TAI CHI. Una perla de la gimnasia oriental

El Tai Chi es una de las disciplinas más extendidas de oriente en la sociedad occidental. A lo largo de las últimas décadas ha ido ganando millones de adeptos en todos los rincones del mundo. Desde niños hasta ancianos, deportistas o personas con dificultades físicas o mentales, todos se ven beneficiados por su práctica.
La palabra Tai Chi se ha intentado traducir de muchas formas, pero la dos que más se han extendido es la de “boxeo de las sombras” y “puño de suprema importancia”. Antiguamente el Tai Chi Chuan era un forma de combate y defensa (pertenecientes al grupo de las artes marciales internas). Con más de 1500 años, se la considera una de las más antiguas del mundo. Con el paso de los siglos, esta disciplina ha ido evolucionando para transformarse en un arte de paz, equilibrio, serenidad, autoconocimiento y salud. Este tipo de gimnasia tiene una relación directa y estrecha con el Chi Kung, considerada como la “base madre” del Tai Chi. El Chi Kung forma parte de la 5ª especialidad técnica de la medicina tradicional china, y aporta gran ayuda para mejorar la salud frente a diferentes desequilibrios. En la actualidad los diferentes estilos que existen (Yang, Chen, Wu, Hao, etc.) provienen de las diferentes familias que las originaron y que las han ido trasmitiendo de generación tras generación. Según la historia, un antiguo médico chino en el siglo II desarrolló la base de este sistema tomando por ejemplo la imitación de los animales, principalmente del tigre, el ciervo, el mono, la grulla y el oso; animales muy representativos en la cultura china. Tradicionalmente se ha defendido que el sistema viene de la mano del maestro taoísta Chang San Feng , en el siglo XIII; es origen del Tai Chi de la era moderna.
Según algunos expertos, el Tai Chi es una disciplina de autoconciencia sutil y poderosa. Es una herramienta que nos permite ponernos en contacto con uno mismo, prestando especial atención a dos factores que potencian el bienestar físico y mental: la respiración y la concentración. Es una expresión de profunda concentración, y a la vez, de calma y serenidad que induce a la paz interior. Su trasfondo filosófico relacionado al taoísmo lo convierte en una meditación en movimiento.
Los lentos movimientos del Tai Chi favorecen el desarrollo y la movilización de músculos y articulaciones sin un desgaste ni agresión hacia ellos. El control de la respiración diafragmática permite una activación cardiovascular muy beneficiosa. Además, los movimientos están estudiados de tal forma, que junto al tipo y ritmo respiratorio actúan regulando los meridianos de acupuntura y sus Zang-Fu (órganos-entrañas). Se mejora la capacidad pulmonar y la circulación sanguínea (arterial y venosa), equilibra y mejora el funcionamiento el sistema nervioso y endocrino, produce un aumento en la liberación de endorfinas (dando sensación de bienestar). Por el equilibrio orgánico que conlleva su práctica se ha observado que tiene efectos beneficiosos sobre las tasas de glucosa y colesterol en sangre; así como en la retención de líquidos. Se podría resumir diciendo que los beneficios que se consiguen con la práctica constante del Tai Chi se manifiestan: a) A nivel físico, en el sistema circulatorio, osteo-articular, muscular y por supuesto el nervioso; b) A nivel energético y mental, equilibrando procesos de ansiedad, nerviosismo, estrés, falta de concentración, etc. Como puede observarse existe un beneficio global a su práctica.
El Tai Chi puede practicarse a cualquier edad entre los 3 años y los 100 ó más, y sea cual sea la condición física. Siempre se tendrá que adaptarse a las características particulares de cada persona. Si se padece alguna enfermedad es aconsejable consultar a su médico de cabecera o especialista.
Es usual ver, en las plazas y parques de china, numerosos grupos de personas que se reúnen para practicar esta gimnasia diariamente a primeras horas de la mañana. Es alentador observar que en occidente se está contagiando esta práctica; en playas, parques y plazas hay gente que lo practica como algo cotidiano.
Las personas que practican el Tai Chi asiduamente durante años, llegan a edades avanzadas en relativa buena salud física, mental y emocional; y por ese motivo hay cada vez más personas que lo practican hasta edades muy avanzadas.

Art. 75/373 (23-03-2003) - Dominical, Mundo Natural (Diario de Ibiza), por Josep Colonques Garrido

Respecto a esta área, Josep Colonques es Graduado y DAP en Acupuntura Tradicional China - MTC; Formación en Fitoherbología china.
Acreditado por la Fundación Europea de Medicina Tradicional China y PEFOTS - N° de registro de Practioner's Register: 11012-1593