Artículos Acupuntura y MTC 6

EL CHI KUNG (I)

Estas dos próximas semanas hablaremos de una de las disciplinas orientales más importantes, y que ha tenido un mayor auge en occidente en los últimos 15 años, el Chi Kung. Para ello, contamos con el experto asesoramiento de una persona con más de 20 años de experiencia en estas disciplinas. Se trata del instructor de Tai Chi y Chi Kung, Jesús Bonet. Dentro de su extenso currículum, hay que destacar que fue quien introdujo a nivel federativo el Kung Fu, el Tai Chi y el Chi Kung en las Islas Baleares. Ha colaborado en numerosas publicaciones especializadas y fue asesor en gimnasia china en el programa de televisión “Saber Vivir”. Actualmente, imparte sus clases y enseñanzas en el Budoka (Centros Deportivos). Relatándome sus inicios, es curioso el hecho de que su primer contacto con estas disciplinas chinas fuera en la India. Su formación fue especial ya que sus conocimientos fueron creciendo, evolucionando y madurando gracias a que tuvo la oportunidad de beber de las mejores fuentes. Aprendió el sistema Lohan Chi Kung de la mano del Gran maestro y guardián del sistema, el gran maestro Chen Young Fa, a su vez tataranieto del fundador.
El Chi Kung es una de las cinco especialidades técnicas de la medicina tradicional china. Se la considera una disciplina bioenergética. Trabaja sobre el Qi de la persona favoreciendo su correcto flujo por los meridianos acupunturales y órganos con la finalidad de equilibrar, regular y mejorar la salud del individuo. Recordemos que la Medicina Tradicional China considera que para que los órganos, y otros sistemas orgánicos, desempeñen correctamente su función tienen que tener suficiente Qi y que este circule libremente por ellos y por el resto del cuerpo sin bloqueos. Pero esta disciplina no se limita exclusivamente a este aspecto. El Chi kung posee además de esta parte médica, una más espiritual - desarrollada en los templos budistas como forma de meditación que permite alcanzar estados de conciencia más poderosos -. Además, posee otra parte más marcial destinada tanto a la defensa personal como a fortalecer el cuerpo y permite disminuir o inhibir la sensación de dolor. Actualmente, se pueden encontrar tendencias puras Budistas o Taoístas, o como mezcla de las dos. Históricamente, esta disciplina fue introducida y desarrollada en un templo Shaolin. Un monje budista llamado boddidharma, que provenía de la India, fue a China como misionero para transmitir el pensamiento budista. En su viaje, se paró en un templo Shaolin donde sus monjes estaban enfermos fruto del duro clima que le hostigaba continuamente. El monje boddidharma les enseñó una serie de ejercicios destinados a fortalecer su cuerpo. De ahí, se desarrollaron las 18 manos del Lohan Chi Kung (Lohan = iluminado o Buda) como parte de un sistema muy completo y extenso. Boddidharma se encontró con la tradición china del Taoísmo, y con el tiempo las dos corrientes filosóficas se fusionaron originando el Chang, o lo que posteriormente se conocería de la mano de la cultura japonesa como Zen. Boddidharma es considerado el primer patriarca del Zen japonés. De todas formas, existen restos escritos sobre las primeras formas del Chi Kung que datan de hace más de 5000 años. Estos escritos se encontraron en unas tablillas de barro encontradas a orillas del río Amarillo. En ellas se explican ciertos ejercicios que imitan a los movimientos de algunos animales, y que tienen la finalidad de promover la salud de quienes lo practican.
El Lohan Chi Kung desarrollado en los templos Shaolin constituye la base de algunos estilos de Kung Fu; podemos encontrar aspectos marciales, terapéuticos y meditativos en este sistema. La primera forma es muy física con movimientos de estiramiento y relajación. Actúa limpiando y desbloqueando los meridianos, fortificando los tendones y con la finalidad última de fortalecer la parte física en general, así como el Chi protector. La segunda forma es más suave, más interna y menos “física”. Está orientada a vitalizar y fortalecer los órganos. La tercera forma representa una vertiente más meditativa y más orientada al plano emocional, psicológico y espiritual. La cuarta forma tiene un aspecto más marcial, muy parecido al Tai Chi; dentro del sistema Choi Lee Fut se la considera la forma más avanzada de Kung Fu….

Art. 184/373 (29-05-2005) - Dominical, Mundo Natural (Diario de Ibiza)

EL CHI KUNG (II)

Como explicamos la semana pasada, el Chi Kung es una disciplina china que forma parte de la medicina tradicional china. Su objetivo principal es la de favorecer el correcto flujo de Chi por los meridianos y órganos con la finalidad de equilibrar, regular y mejorar la salud del individuo. También comentábamos que dentro del sistema Lohan Chi Kung existen cuatro niveles distintos con sus correspondientes formas: la primera más estructural (músculo – tendones), la segunda más suave y orientada a nutrir los órganos internos, la tercera enfocada a la meditación, y la cuarta más marcial y muy parecida al Tai Chi. Nuestro experto concreta que “en Ibiza, después de cerca de 20 años de experiencia trabajando con este sistema, hemos visto que el trabajo más eficaz para nuestra condición occidental se apoya sobre todo en el primer nivel, creando con ello una buena base para poder acceder a los siguientes niveles”. Los pueblos que no son asiáticos suelen tener mucha prisa para conseguir objetivos que exclusivamente pueden alcanzarse como fruto de décadas de gran dedicación, perseverancia, espíritu de superación y sacrificio, autodisciplina, así como deseos de evolucionar y mejorar tanto físicamente como espiritualmente. Antiguamente, en los monasterios donde se desarrollaron esta práctica se realizaba un trabajo muy profundo. La forma básica la trabajaban incesantemente, y solamente después de tener este pilar bien construido y asimilado se iba ascendiendo a los niveles superiores. Cada uno de estos niveles posteriores exigía el mismo trabajo y dedicación; y solamente después de adquirir cierta maestría en una forma se podía avanzar a la siguiente. Los monjes dedicaban la mayor parte de su tiempo y vida a practicarlo y perfeccionarlo. Con ello, los occidentales no podemos pretender recorrer el camino de una vida dedicada a ello en unos pocos años, y practicando solamente 3 horas a la semana. Pero aunque en nuestras latitudes se enfatice el trabajo de base, los resultados suelen ser sorprendentes. Si lo comparamos con el Tai Chi, el Chi Kung se aprende - y se observan sus efectos - de una forma más rápida. Además por su condición marcial, el Tai Chi no tiene el mismo efecto que el Lohan Chi Kung. Según enfatiza Jesús Bonet, “aunque no se tenga ninguna experiencia previa, las personas entienden mejor y más rápidamente el Chi Kung”. En la actualidad, existen muchos médicos que recomiendan a sus pacientes que empiecen a practicar alguna de estas disciplinas; en especial, en casos de depresión y ansiedad. Pero existen ciertos casos en que es más aconsejado un estilo que otro. Por ello, es necesario pedir asesoramiento al instructor para que valore que disciplina se puede adaptar mejor a las necesidades y particularidades de cada persona.
El Chi Kung es muy interesante ya que estimula tanto el tono muscular como la energía (el Chi). Concretamente los ejercicios que son más Yang son muy aconsejados en personas que sufren abatimiento y/o depresión, ya que suelen tener un estado vital muy bajo. También la práctica habitual de esta disciplina tiene efectos muy positivos sobre ciertos problemas osteomusculares como: artrosis, artritis, reumatismos, rigidez articular, tensiones y dolores musculares, etc.; tanto si se padece alguno de los problemas anteriores como si se quiere realizar un trabajo de prevención. Por ello, es una de las gimnasias que más adeptos ha ganado en los últimos tiempos. Podemos encontrarnos tanto a personas que quieren sentirse mejor, como deportistas que lo practican como complemento, como individuos de la tercera edad. Especialmente, las personas mayores pueden beneficiarse mucho de su práctica, y por ello, ya no es extraño verlos practicar en “dojos”, asociaciones o gimnasios. Pero el Chi Kung está abierto a cualquier edad y condición. También se está transformando en una de las principales ayudas en el caso de la fibromialgia. Incluso las personas que la están sufriendo desde hace tiempo suelen encontrar una gran mejoría al año de practicarlo. Según nuestro experto, el Chi Kung puede ser una excelente herramienta de ayuda a cualquier enfermedad que se padezca, o en su falta como preventivo y forma de mejorar - potenciar nuestra salud.
El Lohan Chi Kung es un sistema muy completo que posee ejercicios para todos los órganos y estados. Con ellos se pueden equilibrar, estimular, relajar, tonificar… funciones, órganos, músculos o tendones, etc. Esta gimnasia china - con sus bellos, elegantes y armoniosos movimientos - pretende aportar sobre todo calidad de vida a las personas que lo practican.

Art. 185/373 (05-06-2005) - Dominical, Mundo Natural (Diario de Ibiza)