Artículos Acupuntura y MTC 7

LA DIETA CHINA DE LOS COLORES

Los alimentos que consumimos diariamente en las comidas forman la base (los ladrillos) con lo que nuestro organismo fábrica los elementos necesarios para el cuerpo. Se necesita de una gran variedad de alimentos y un aporte óptimo de todos los nutrientes básicos para que todo nuestro metabolismo funcione de una forma correcta. Pero hay una característica de los alimentos que le confieren unas cualidades extras. Se trata de sus colores.
Cada color corresponde a una longitud de onda, que provoca una vibración. Cada vibración actúa de una manera particular nuestras células. Este poder cromático adquiere gran importancia en el de las frutas y las verduras. Para explicar sencillamente su aplicación cogeremos como referencia la medicina tradicional china.
Como en alguna vez ya hemos comentado, según este sistema la naturaleza está dividida en 5 grupos principales. A cada grupo le corresponden unos órganos determinados, unas funciones metabólicas, unos colores, unos sabores específicos, unos tejidos, unos órganos de los sentidos, unas emociones, etc... Al elemento o movimiento fuego le corresponde los órganos Corazón, Intestino Delgado, Maestro Corazón y Triple Recalentador y su color representativo es el rojo. Al elemento Tierra corresponde el Bazo-Estómago, el Páncreas y el color amarillo. El tercer elemento corresponde al Metal con sus órganos Pulmón e Intestino Grueso, y el color blanco. El siguiente elemento es el Agua con el Riñón y la Vejiga como órganos y sus colores son el negro o el azul marino. Por último el quinto elemento es la Madera cuyos órganos son el Hígado - Vesícula Biliar y el color el Verde.
Las platos que componemos con en nuestra dieta tendría que tener todos los colores (pueden ser de la misma franja cromática, ejemplo: el rojo, naranja, roja, burdeos, etc...) en una proporción equilibrada, y tendrían que estar presentes todos. En el caso que tuviéramos algún elemento debilitado se tendría que aumentar ligeramente la presencia del color que corresponde a ese elemento. También hay la recomendación realizada por algunos expertos donde durante una estación determinada se mantiene un equilibrio de colores entre los 4 elementos con un predominio de quinto elemento que corresponde a la estación (rojo-verano, blanco-otoño, invierno-negro, primavera-verde, espacio interestacional y final del verano-amarillo). Según este principio estacional también se suele incluir empezar el día con el sabor específico que corresponde a la estación.
Siguiendo estas sencillas pautas básicas podemos realizar una dieta armónica con una finalidad equilibradora de nuestro organismo. Para poner un sencillo ejemplo: una persona que tenga una cierta debilidad del sistema respiratorio e inmunológico, con una tendencia a tener resfriados, gripes, anginas, etc. - sin entrar en un estudio más profundo, ya que el tema se puede complicar mucho - pues se intentará tomar alimentos con una ligera predisposición a los colores blancos. Si nos encontramos que hemos comido en exceso y notamos el cuerpo un poco saturado de toxinas, la función hepática está algo debilitada, tenemos la boca amarga, etc. pues tendría que existir un leve predominio de alimentos verdes y amargos. Si tenemos debilidad o dolores en la zona de rodillas y lumbares (que corresponde al elemento Agua y Riñón) tomaremos alimentos negros, marrones o azul marino; especialmente si es invierno.
Los expertos apuntan que estas pautas son para activar y equilibrar un Elemento, los órganos y sus funciones relacionados. Lógicamente, en el caso de existir ya una enfermedad hay que seguir las recomendaciones del médico tanto respecto al tratamiento como a la dieta a seguir.

Art. 297/373 (09-09-2007) - Dominical, Mundo Natural (Diario de Ibiza), por Josep Colonques Garrido

Respecto a esta área, Josep Colonques es Graduado y DAP en Acupuntura Tradicional China - MTC; Formación en Fitoherbología china.
Acreditado por la Fundación Europea de Medicina Tradicional China y PEFOTS - N° de registro de Practioner's Register: 11012-1593