Artículos Salud emocional 5

LA PRIMAVERA A LAS PUERTAS. LA DEPRESIÓN PRIMAVERAL VS EL DESÁNIMO PRIMAVERAL

La primavera ya está a la vuelta de la esquina. Durante esta estación, las personas suelen manifestar un cierto “bajón” anímico y energético. Durante unas semanas, uno está más cansado de lo normal, le cuesta más realizar los quehaceres cotidianos, se produce una cierta apatía, surgen fluctuaciones en el estado anímico, etc… A todo esto, popularmente se le ha definido como “depresión primaveral”. Pero, ¿es correcta esta expresión? Para poder responder a esta pregunta hemos contado con la opinión del psicólogo Vicent Ribas Marí.
Según nuestro experto, “depresión primaveral” es una forma incorrecta de expresión y puede conllevar a ideas equivocadas sobre el tema. En primer lugar, no existen evidencias científicas de que por el mero hecho de ser primavera predisponga a un estado depresivo propiamente dicho. En segundo lugar, muchas personas confunden el estado de desánimo con el de depresión. El primero hace referencia a una situación más puntual mientras que el segundo hace referencia a algo más consolidado, más cronificado; generalmente cuando los síntomas duran más de cuatro semanas. Hasta ese tiempo se suele considerar algo temporal, aunque hay que tener en cuenta que en algunos casos este margen de tiempo puede aumentar algo. El señor Vicent Ribas remarca que en el caso del desánimo los síntomas son transitorios. La principal forma para diferenciar depresión y desánimo es realizando un diagnóstico temporal. En ocasiones, la persona que está desanimada puede llegar a aprender a funcionar bajo esos síntomas. Cuando se produce esta “adaptación” entonces es cuando existe el riesgo a que se cronifique. Cuando la persona entra en la depresión se produce un estado denominado anhedonia en la que ya no le da placer lo que antes si le producía, ya no siente satisfacción por esas cosas. Por ejemplo, si era una persona a quien le encantaba bailar, leer, ir al cine, montar a caballo, etc… en este estado no le apetece realizar dichas actividades ya que se sumerge en un estado de apatía física y mental. Llegados a este punto el tema se ha agravado y uno se siente emocionalmente mal…
Nuestro experto señala que: “… aunque seamos seres emocionales, estas mismas emociones pueden acarrearnos problemas. El cerebro es un órgano de análisis que recibe la información a través de los sentidos y de las propias sensaciones corporales. Pero estos sentidos pueden tener un filtro emocional que distorsione mucho la lectura y la posterior interpretación de ese entorno o situación. Las emociones siempre actúan de filtro. Por ello, hay que tener en cuenta que las emociones interfieren la capacidad de ver el entorno de forma más objetiva”. Los seres humanos presentan fluctuaciones en su estado de ánimo y esto es algo normal. No hay que interpretarlo como un problema a priori, a no ser que existan además otros ítems. Existe una mayor tendencia en el caso de las mujeres frente a los hombres donde la proporción hombre-mujer es de 1 a 4. Parece ser que el sistema hormonal femenino también es responsable de esta mayor susceptibilidad. Como conclusión, nuestro experto comenta que “hay que romper un poco el mito de la depresión primaveral. Sería más correcto hablar de ‘desánimo primaveral’. Una persona que esté desanimada o deprimida tiene que realizar actividades que puedan ser gratificantes, aunque no le apetezca hacerlo. Existen una serie de consejos que pueden hacer más llevaderos esos días y mejorar sustancialmente la salud psicológica y emocional. No hay que cambiar mucho de hábitos esenciales como pueden ser las comidas, el deporte que se practique, el dormir, o aquellas actividades que antes hacía asiduamente y que le hacían sentir bien. Esforzarse para ver diferentes perspectivas a una misma situación o problema. Salirse de la indiferencia emocional […] Es muy importante que si la persona no se ve capaz de salir, por sí sola, de un estado anímico semejante pida ayuda a un profesional, ya que este mismo estado emocional es el que dificulta mucho el poder resolver la situación”.

Art.322/373 (09-03-2008) - Dominical, Mundo Natural (Diario de Ibiza), por Josep Colonques Garrido