Artículos sobre Alimentación 10

ÚLTIMO ESTUDIO SOBRE LA REPERCUSION DE ABUSAR DE LAS CARNES ROJAS

La alimentación es un pilar fundamental para nuestra salud, hecho que ya ha sido comentado con frecuencia. Los alimentos que ingerimos diariamente tienen una muy estrecha repercusión sobre nosotros. Por un lado, son los “ladrillos” con los que se forman nuestras células y por otro lado, pueden ser un factor determinante referente a que estemos sanos o enfermos.
Durante los años de la guerra y posguerra, hubo mucha hambre y las personas que vivieron de lleno ese momento quedaron marcados para siempre. Consecuencia de ello, en las últimas décadas se ha producido un efecto de hiperconsumismo a lo que se refiere a la alimentación. Esas personas no pueden ver una nevera vacía, y no pueden tolerar que sus hijos, nietos… puedan llegar a pasar también hambre. Esto sumado a las fraudulentas campañas publicitarias de la industria alimentaria ha hecho que se relacione la idea de crecimiento, fortaleza, buen alimento con el de “carne roja”. ¿Quién no ha oído la frase de que un plato de ensalada o cereales no alimenta pero un bistec si?.
En torno a la carne roja (ternera, vaca, cordero, buey, etc…) se ha creado toda una serie de variantes procesados que colman las estanterías de los supermercados como carnes en lata, salchichas, patés, etc... Y no nos olvidemos de la charcutería. Pues después de todos estos años, y del culto actual a la carne, se acaba de publicar una investigación muy reveladora que confirma una sospecha que se tenía desde hace tiempo.
Diez países europeos (entre ellos España) y casi medio millón de personas han participado en este estudio - financiado por la Agencia Internacional para la Investigación sobre Cáncer (IARC), dependiente de la Organización Mundial de la Salud, y la Comisión Europea - sobre las posibles repercusiones que puede tener sobre la salud la ingesta diaria de más de 160 gramos de carne roja, procesada o charcutería. Los resultados obtenidos confirman que tomar esas cantidades, la mayoría de personas sobrepasan sobradamente esta cantidad diaria, favorece en un 35% la aparición del cáncer de colon. Otros grupos sospechan también que pueda tener una relación directa o indirecta sobre otras alteraciones o enfermedades, pero el estudio se ha enfocado exclusivamente al cáncer de colon. Esta enfermedad está proliferando enormemente en las últimas décadas en los países más industrializados y empieza a ser un problema social, así como sanitario. El estudio resalta a la vez, que si esa frecuencia a la hora de tomar carnes rojas o derivadas fuera con pescado se reduciría en un 31% la posibilidad de padecer este cáncer. Y continúa diciendo que si a la toma de pescado se le sumara la ingesta diaria de frutas y verduras, ejercicio físico cotidiano, y otros hábitos saludables – se presupone que se refieren a dieta equilibrada, no abusar del alcohol … - se reducirían esos valores hasta un 70%.
Los niños y adolescentes actuales viven rodeados de filetes, salchichas, hamburguesas y derivados carnicol industriales. Se creen que la única fuente de proteínas es ésta, que para crecer es vital comer a diario; y nada más lejos de la verdad. Tenemos por ejemplos alimentos como: el pescado (azul y blanco), las carnes blancas (pollo y pavo), las legumbres (especialmente si se toman con un cereal como el arroz integral, el mijo o el centeno), las semillas oleaginosas (almendras, nueces, avellanas, piñones…), las algas (espirulina, clorela, etc.), los quesos curados, el seitan… Todas ellos son fuentes de proteínas y en la variedad encontramos la riqueza. Una persona no puede limitarse a una sola gama de alimentos porque puede sufrir deficiencias nutricionales por un lado, y sobrecargas toxinitas específicas de ese producto por el otro. La carne roja tendría que limitarse mucho y volver a los patrones alimentarios y conductuales de nuestra cultura, la mediterránea.
Recordemos que la dieta mediterránea se la considera la más sana del mundo con sus frutas, verduras, pescado, cereales integrales, legumbres y ¡cómo no! con su buen vino tinto (tomado con moderación). La cultura mediterránea también tiene en su larga tradición de hábitos saludables la práctica de deportes de forma cotidiana, ya desde la época del imperio griego. Como iniciaba este escrito, “La alimentación es un pilar fundamental para nuestra salud” y un meticuloso trabajo científico de años da otra vez prueba de ello. Hace décadas que estamos dando demasiada importancia a la necesidad de tomar regularmente carne roja. Reconozcamos nuestra equivocación, aprendamos de lo que se nos ha enseñado, y apliquemos en nosotros mismos y en las personas que dependen de nosotros tales conocimientos para cambiar y rectificar. Aprendamos otra vez a comer bien y sano.

Art. 188/373 (26-06-2005) - Dominical, Mundo Natural (Diario de Ibiza), por Josep Colonques Garrido