Artículos sobre Alimentación 11

LA NUEVA PÌRÁMIDE ALIMENTARIA

Según un reciente comunicado de Sanidad, el 40% de los jóvenes españoles (niños y adolescentes) padecen sobrepeso u obesidad. De este 40%, el 38% es sedentario fruto de las nuevas tendencias de ocio.
Años atrás, los jóvenes invertían el tiempo libre en jugar con los amigos/as jugando, corriendo, realizando partidos de calle (fútbol, baloncesto, etc.) pero en la actualidad esto se ha sustituido por los programas de televisión, las videoconsolas e Internet. Este hecho junto al cambio en los hábitos alimentarios es el motivo principal de que nuestros jóvenes, sin excluir a los adultos, hayan disparado la alarma social y sanitaria frente a la proporción de personas obesas respecto a hace una década o más.
Curiosamente, los países europeos que están en los primeros puestos de este problema son Italia, Malta, Grecia y España; es decir los que son la cuna de la dieta mediterránea. Precisamente, son los que están adquiriendo peores hábitos tanto en lo referente a la actividad física – sedentarismo como en el caso la alimentación, ya que son los que más se están contagiando de las tendencias dietéticas e higiénicas nocivas importadas. Quien lo diría hace años, cunas del mediterráneo y tierras del comer sano… del aceite de oliva, del vino y de las olimpiadas. Dichos países también son los más propensos a la “telebasura” y son más perezosos (niños y adultos) a la hora de practicar alguna actividad física. Este situación es alarmante por el hecho de que la obesidad es una factor que favorece al desarrollo o empeoramiento de un gran número de enfermedades, y si este problema empieza en enraizarse ya a edades tempranas cuando uno llega a adulto está ya instaurado y es más difícil solucionarlo.
Relacionado con ello, EE.UU. ha lanzado una nueva pirámide alimentaria. Desde hace décadas, se ha venido utilizando una pirámide que reflejaba la supuesta distribución o proporción correcta diaria de los alimentos que el ser humano tiene que tomar para mantener la salud. En la nueva pirámide, el cambio más importante ha sido la de introducir en un de los lados una escalera con una persona (simbolizando que sube escaleras), en vez de una recta. Esta pirámide quiere reflejar que aparte de seguir las directrices de los alimentos que hay que tomar diariamente, y en las proporciones correctas, hay que realizar ejercicio físico también diariamente (mínimo 30 minutos) para que el conjunto de la correcta alimentación y la actividad física sea un factor efectivo de salud.
En EE.UU. el 65% de la población adulta y el 15% de los jóvenes son obesos. Hay que resaltar también que la obesidad de los americanos es generalmente diferente a la obesidad de los europeos. En los últimos años, el ritmo frenético al que se suele vivir, acompañado de una cierta dejadez y pasotismo conjuntamente con el hecho de que los padres trabajen fuera de casa hace que se tenga menos tiempo para cocinar y comer bien. Los niños ya casi no comen bocadillos (queso, jamón, chorizo, paté, etc…) sino que les dan dinero para que se compren lo que quieran, y lo que compran son “chuches” y productos de repostería o bollería industrial. Los padres ya no hacen tortilla de patatas sino que las compran congeladas o “pre-hechas” en los supermercados. Las hamburguesas ya no son de carne picada en casa sino …¡vete a saber de que están hechas!. El agua y los zumos sin gas se han sustituido por refrescos azucarados, donde algunos de ellos tienen más del 10% de azúcar refinado por botella. Si no son azucarados entonces son Light el cual uno de sus efectos colaterales es la de aumentar las ganas de comer alimentos grasos, ¡menuda paradoja!, etcétera, etcétera, etcétera. A su vez, el gobierno también empezará una política de control de la publicidad para evitar, en lo posible, el “machaque” y engaño de los anuncios que influencian enormemente a los jóvenes y adultos tipo “el bollo X es lo mejor que te puedes tomar para la merienda” o “las latas de atún Y con aceite vegetal (son de coco o palma con un contenido de grasa saturada comparable o incluso superior a la grasa animal) sanas, sanas, sanas…” o “los cereales Y (transgénicos) te dan la energía de un OSO PANDA” .
Sin entrar en extremismos, hemos de concienciarnos para reinstaurar la dieta mediterránea, explicar a los jóvenes sus ventajas y motivarlos para que practiquen alguna actividad física cotidiana para frenar la tendencia que se está produciendo de una población joven y adulta obesa. Según los científicos, la evolución humana está encaminada a que de aquí A miles de años seamos seres con el cráneo-cerebro grande y desarrollado con una tendencia en la atrofia del resto del cuerpo y extremidades. Pero si seguimos está tendencia de comida – telebasura y sedentarismo, creo más que seremos seres con un cráneo diminuto y una enorme “panza”. Espero que no sea tarde para que nuestra evolución vaya encaminada a un equilibrio de un poderoso intelecto y cuerpo.

Art. 206/373 (30-10-2005) - Dominical, Mundo Natural (Diario de Ibiza), por Josep Colonques Garrido