Artículos sobre Alimentación 9

LAS ALGAS, LA SALUD VENIDA DEL MAR (Parte I)

Las algas son las denominadas verduras del mar. Son muy comunes dentro de la gastronomía y las tradiciones naturales de los países orientales, pero en occidente aún continua siendo algo extraño verlas en nuestras mesas y nuestras vidas. Poseen muchas propiedades y actualmente se están investigando sus efectos tanto en el campo de la salud como en el de la medicina.
Pueden utilizase por vía interna o externa (tópica). Una de sus características fundamentales son su alto contenido en nutrientes, tales como vitaminas, minerales, oligoelementos, enzimas, aminoácidos, fibra etc. Su uso cotidiano, en cantidades moderadas, permite abastecer al organismo de estas sustancias tan necesarias para nuestro equilibrio metabólico.
Tenemos ejemplos sorprendentes como el caso de la Iziki. Esta alga tiene un contenido de 3 a 10 veces más calcio que la leche de vaca. Otro ejemplo sería el de la Kombu, donde un sólo gramo diario de esta alga supone un aporte suficiente de yodo. Otra propiedad a destacar de todas ellas es la de su alto contenido en proteína. La proporción de sus aminoácidos es más adecuada para el organismo que la de las verduras terrestres. En cuanto a los hidratos de carbono, sus elementos mucilaginosos, así como su contenido en fibra, equivalente al que se encuentra en las verduras, facilita el tránsito intestinal y ayuda al correcto vaciado intestinal. De las vitaminas hay que destacar el contenido en vitamina B12 de algunas de éllas (nori, kombu, iziki, clorela, espirulina, klamath), lo cual se contrapone a la idea generalizada de que esta vitamina sólo se encuentra en productos cárnicos y lácteos. Las algas son vegetales con niveles muy elevados de clorofila, por lo que necesitan luz para desarrollarse. Esto aporta grandes ventajas para nuestro organismo, ya que recientes investigaciones están observando que la clorofila se comporta de forma parecida a la hemoglobina de los seres humanos, sus estructuras químicas son muy parecidas. Seria como la hemoglobina de los vegetales. Los humanos lo pueden tomar en casos de deficiencia de dicho compuesto. El color de las algas depende de la profundidad en que se encuentran y de la luz que reciban.
No todas ellas son óptimas para el consumo humano. Por regla, las azules son las que se emplean en la alimentación, en cambio las pardas y las verdes no.
Otro efecto muy importante es su poder antitóxico. Es capaz de limpiarla sangre en profundidad, por lo que son muy recomendables en programas de limpieza y desintoxicación. Aparte de las toxinas básicas, tienen un efecto importante sobre los pesticidas y herbicidas, metales pesados e incluso contra la radioactividad. Existen ciertos investigadores que están contemplando la posibilidad de suplementar (a título de complemento) con algas a pacientes que reciben tratamientos de radioterapia para eliminar dichas radiaciones del cuerpo. Son importantes limpiadoras de las arterias, en especial, de las grasas saturadas de origen animal. Son muy útiles ante problemas circulatorios. Generalmente, las algas son saladas. Según los métodos tradicionales chinos, tonifican el riñón y lubrifica. Tiene carácter fresco. Son muy alcalinizantes, es decir, son capaces de hacer variar el Ph del organismo, de ácido a alcalino. Un desequilibrio del Ph sanguíneo puede dar predisposiciones a alteraciones de la salud y enfermedades. Generalmente y debido a la alimentación desequilibrada y a la contaminación, el Ph sanguíneo en vez de tender al equilibrio, tiende a la acidez.
Las principales algas utilizadas hasta la fecha son la Nori, Kombu, Aguakame, Iziki, Dulse, Arame, Agar-agar, Espirulina, Clorela y la Klamath. Pasemos a describir las características concretas de cada una de ellas una por una ...

Art. 34/373 (16-06-2002) - Dominical, Mundo Natural (Diario de Ibiza), por Josep Colonques Garrido

LAS ALGAS, LA SALUD VENIDA DEL MAR (Parte II)

Como complemento del escrito de la semana pasada, pasaremos a explicar las principales propiedades de las algas más utilizadas hoy día.
Sus principales aplicaciones son como limpiadoras de la sangre y como complejo vitamínico – mineral –proteínico. Recalcar que en el caso de que se padezca una enfermedad y alguna propiedad de las algas sea beneficiosa siempre se utilizará como alimento o complemento dietético y nunca ha de tener como finalidad la de sustituir un tratamiento médico realizado por un especialista.
El Nori tiene un contenido muy elevado en proteínas y fósforo, disminuye el colesterol malo, mejora la circulación sanguínea y la calidad de la sangre. El Kombu es la que tiene mayor contenido en yodo, gran efecto como limpiadora intestinal y los fortalecen, oscurece el pelo, elimina la radiactividad (al igual que el miso), disminuye la tensión arterial. Muy útil ante problemas sexuales, de las articulaciones con componente inflamatorio como la artritis y alteraciones respiratorias. El Wakame e Iziki son las más ricas en calcio, mejoran la circulación sanguínea, neutralizan los tóxicos de la sangre (la depuran) y muy útiles en alteraciones respiratorias. El wakame es un regular enzimático. El iziki es de las más ricas en calcio, hierro y potasio. Elastiza y da brillo al cabello, fortifica los huesos y uñas. El Dulse es muy rica en hierro, vitamina C y proteína. El Arame actúa como un limpiador y equilibrador metabólico importante. El Agar – Agar actúa como laxante suave mucilaginoso sin irritar la mucosa intestinal. La espirulina es un tipo de alga unicelular que crece en aguas cálidas, dulces y alcalinas. La Espirulina es un alga muy completa porque posee un equilibrio perfecto de todos los aminoácidos esenciales, al ser una proteína pura en un 70%. Es una de las pocas fuentes vegetales de vitamina B12 ya que ésta se encuentra normalmente en los tejidos animales. Una cucharadita de café de espirulina proporciona 2,5 veces la cantidad diaria recomendada de vitamina B12 y más de dos veces la cantidad de esta vitamina que se encuentra en una ración equivalente de hígado. Contiene altas concentraciones de otros nutrientes, aminoácidos, minerales quelados, pigmentaciones, azúcares complejos naturales, enzimas, etc., en una forma fácilmente asimilable, por lo que es un gran remineralizante. Posee abundante clorofila, ficocianina y B-caroteno. Ayuda a fortalecer la sangre y actúa como bronceador. Es un de los alimentos más limpios que se encuentra en la naturaleza ya que crece en un ambiente cálido y alcalino donde ningún otro organismo puede sobrevivir para contaminar las aguas donde vive. Es un excelente alimento, previene el desgaste muscular, disminuye el apetito muy útil para programas de control del peso. La Clorela es también muy rica en proteínas de alto valor biológico. Rica en minerales ( hierro, selenio, zinc), vitamina B12,, B-carotenos), aminoácidos, clorofila. Es un potente antioxidante y aumenta el sistema inmunitario inespecífico. Normaliza las función intestinal favoreciendo el peristaltismo y facilitando la eliminación de heces. Elimina las toxinas fijadas en la pared intestina y ayuda a regenerar la mucosa y tejidos intestinales. Potencia la flora intestina impidiendo el desarrollo de bacterias patógenas en el intestino. Protege el hepatocito (células del Hígado) de la fijación de toxinas. Disminuye las tasas de colesterol. Normaliza la glucemia (favorece la función del páncreas). Es un regenerador de la pared gástrico. El alga Klamath contiene los 8 aminoácidos esenciales y en la correcta proporción que necesita el cuerpo humano formando un alimento muy rico en proteína fácilmente asimilable. Rico en nutrientes como la clorofila, vitaminas (incluso la B12, conteniendo 7 veces más cantidad que la espirulina y de fácil asimilación), minerales, enzimas activas, etc. Importante tónico y equilibrador del sistema nervioso ya que contribuye a la mejoría del funcionamiento de las glándulas del hipotálamo, pineal y pituitaria. La actuación óptima de estas glándulas permite la agudeza y claridad mental, aumenta la memoria al mismo tiempo que produce sensación general de bienestar. Contiene altas concentraciones de los componentes que potencian la actividad de las neuronas en el cerebro. Se está investigando su utilización en casos de mala memoria, falta de concentración y claridad mental, Alzheimer y otras disfunciones cognitivas. Ayuda a desintoxicar el cuerpo de metales pesados y de otras toxinas. Buena protección contra la radiación. Antioxidante muy poderoso debido a su alta concentración en Beta-caroteno y otros numerosos carotenoides.
Como se ha podido observar el mar encierra numerosos tesoros aun desconocidos o muy poco explorados. La salud humana se beneficiará en los próximas décadas de elementos que continúan siendo un horizonte desconocido para la ciencia.

Art. 35/373 (23-06-2002) - Dominical, Mundo Natural (Diario de Ibiza), por Josep Colonques Garrido