Acupuntura china - MTC

¿QUÉ ES LA M. TRADICIONAL CHINA, LA ACUPUNTURA... Y PARA QUÉ SIRVE?

A modo de resumen, la M. Tradicional China (M.T.C.) es un sistema orientado a armonizar, mejorar, optimizar o reequilibrar el estado de salud de la persona; es decir, el funcionamiento del organismo y sus funciones fisiológicas tanto a nivel físico, psicoemocional y energético.
Se practica desde hace más de 3000 años, y durante todo este tiempo ha ido evolucionando y perfeccionándose.

Su forma de ver la fisiología humana, o los factores que desequilibran la salud, son muy diferentes a como se contempla en el mundo occidental. Sus bases se basan en la Teoría del Yin-Yang y de los 5 Elementos - Movimientos, los Zhang-Fu y Jing-Luo (meridianos o canales), los síndromes chinos, etc...

Ésta forma parte de los sistemas holísticos de salud, es decir, los que consideran a la persona como un ser global-integral. Todas las partes están conectadas e interrelacionadas.

(Para tener información más detallada pueden leer los artículos que están más abajo en la sección Artículos relacionados con Acupuntura - MTC, o en la secciones de Eivissalut divulgadores en salud: Artículos Dominical Diario de Ibiza/Salud natural y Artículos Salud web)

 


RAMAS DE LA M.T.C.

La M.T.C. está formada por varias ramas técnicas, y que eivissalut ofrece:

  • La acupuntura: consiste en la estimulación de los denominados puntos de acupuntura (puntos con efectos de reequilibrio fisiológico funcional) a través de la inserción de una finísimas agujas sobre la superficície cutánea.
  • La moxibustión: consiste en estimular los puntos de acupunturales mediante el calor, utilizando para ello plantas desecadas y en polvo (en forma de puro, cono, etc...). Es muy habitual combinarla con la acupuntura.
  • La auriculopuntura: basada en la estimulación de unos puntos de acupuntura "especiales" que se encuentran en la oreja utilizando finísimas y pequellas agujas o semillas.
  • La farmacopea o herbología china: basada en utilizar plantas con unas propiedades específicas sobre la salud, pero aplicadas según el corpus de conocimientos de la M.T.C.
  • La dietética china: es la utilización de los alimentos por sus propiedades funcionales, es decir, hay alimentos que tienen unas propiedades sobre la salud según el corpus de conocimiento de la M.T.C.
  • La Tuina o masaje chino: consiste en la aplicación de un tipo determinado de masaje, estiramientos, etc... para mejorar tanto la funcionalidad de las estructuras tendinomusculares, como la de los meridianos.
  • El Chi Kung (Qi gong): es una gimnasia energética muy suave y para todas las edades; que mejora la funcionalidad de las estructuras tendinomusculares, así como regula los meridianos y los sistemas orgánicos relacionados con ellos.


OTROS SISTEMAS ORIENTALES DE SALUD


Existen otros sistemas de salud que se practican en diversos lugares de oriente (Japón, Korea del Sur, etc...). Incluso en occidente ha surgido algún sistema que tiene como base la M.T.C., y que Eivissalut también ofrece son:


- Láserpuntura (acupuntura y auriculopuntura sin dolor)
- La psiconeuroacupuntura
- La acupuntura zonal
- La acupuntura Hinashin - ho japonesa
- La electroacupuntura
- Cráneopuntura
- El sotai o posturología japonesa


- La auriculopuntura y auriculoenergética de Noget, en su vertiente salutista
- La herbología china con plantas occidentales
- Las ventosas chinas
- La digitopuntura

* Eivissalut recomienda que en el caso de padecer alguna enfermedad, así como seguir algún tratamiento médico, consulte con su médico de cabecera o especialista por si encuentra algún inconveniente a la hora de iniciar algún protocolo coadyudente sobre la salud con MTC.

ARTÍCULOS RELACIONADOS CON ACUPUNTURA - MTC

LA MEDICINA TRADICIONAL CHINA

La medicina tradicional china (M.T.C.) es una ciencia milenaria que está adquiriendo un gran auge en el mundo occidental. Esta ciencia tiene más de 3000 años de antigüedad. Ha sido practicada ininterrumpidamente desde sus inicios hasta la actualidad. La continua evolución y perfeccionamiento, así como la práctica constante a lo largo de los siglos por parte de la cultura china, le han permitido que sea considerada como una de las ciencias de la salud más antiguas que existen en el mundo. La M.T.C. posee 5 ramas de especialización técnica. La acupuntura está considerada como una de las principales, y sin lugar a dudas es la más conocida. Las otras son: la moxibustión, la dietética, la fitoterapia, el masaje (tuina) y la gimnasia (chi kung). La M.T.C. está estrechamente relacionada a la cultura de su pueblo y su filosofía. Sin esta conexión, no se pueden entender muchos de sus conceptos teóricos. Según la filosofía oriental, el ser humano es un todo que está estrechamente conectado e interrelacionado con el medio que le rodea (la naturaleza). Los ritmos biológicos de la naturaleza influyen directamente sobre nosotros y sobre nuestra salud. Ir en contra de sus leyes naturales hace que el organismo se desequilibre, pierda su estado óptimo de salud y como consecuencia enferme. Esta ciencia coincide, además, con los planteamientos teóricos de otras medicinas tradicionales del mundo, donde considera que todas las partes de nuestro organismo están conectadas y relacionadas entre sí. Nuestra parte física, mental y emocional forman, entre ellas, una red donde el desequilibrio de alguna parte de estas afecta sobre las demás. A esto se le conoce como la teoría de la unidad funcional o teoría holística-integral. Los diferentes órganos y sistemas, que tiene nuestro organismo, están comunicados entre sí por unos canales, denominados meridianos. Estos meridianos acupunturales permiten la circulación del Chi (energía que proviene en parte del metabolismo de la respiración y de los alimentos).
Este Chi, juntamente con la sangre (Xue) regulan y alimentan a todas las células, órganos, sistemas y funciones del ser humano. De su correcta calidad y libre circulación depende que nuestro organismo esté equilibrado, es decir, en un estado óptimo de salud. Cuando algún agente externo o interno (agresiones climáticas, microorganismo, malos hábitos higiénico-dietéticos, problemas psicológicos o emocionales, etc.) agrede a nuestro organismo, se produce una lucha de este agente con nuestro organismo, con el sistema inmunitario.
Este empieza a luchar para eliminar el factor agresivo e intenta recuperar la homeostasis o equilibrio metabólico. Este mecanismo homeostático e inmunitario es lo que denominan Wei Qi. En el mundo occidental se conoce más como Vis natura medicatrix – Vis natura regeneratrix.
Si nuestra inmunidad es inferior e insuficiente en comparación al agente agresor se produce un desequilibrio en la salud y como consecuencia se instaura la enfermedad. En caso contrario, el agente extraño es expulsado o eliminado de nuestro organismo y el organismo recupera su salud. Con la acupuntura (o las demás técnicas de la M.T.C.) se pretende volver a regular los mecanismos homeostáticos e inmunológicos. Según el método empleado, se utilizaran diferentes elementos para este fin. Delgadas agujas en la acupuntura, plantas en la moxibustión y la fitoterapia china, masaje con las diferentes parte del cuerpo en la tuina; alimentos en la dietética china, movimientos gimnásticos y control de la respiración en el Chi Kung.
La M.T.C. forma parte de las denominadas métodos no convencionales o complementarios. Es incorrecto ubicarla dentro de las llamadas medicinas alternativas, ya que ésta no es alternativa a la medicina alopática oficial sino complementaria y de apoyo, según la última resolución de Bruselas. En Europa se practican dos vertientes de la acupuntura: la medicinal (que trata enfermedades) y la salutista (que trabaja sobre la salud y equilibra las constantes morfofuncionales). En la actualidad la acupuntura es utilizada por más de 80 millones de personas en todo el mundo, siendo una de las técnicas más practicadas y más experimentadas. En china, en los hospitales públicos del país, se practica conjuntamente la medicina alopática occidental y la medicina tradicional china obteniendo unos resultados muy satisfactorios, en comparación con los obtenidos en el mundo occidental. Como decían los antiguos sabios “la acupuntura no tiene límites, los límites los tiene el acupuntor que la práctica”.

Art. 12/373 (13-01-2002) - Dominical, Mundo Natural (Diario de Ibiza), por Josep Colonques Garrido

Respecto a esta área, Josep Colonques es Graduado y DAP en Acupuntura Tradicional China - MTC; Formación en Fitoherbología china.
Acreditado por la Fundación Europea de Medicina Tradicional China y PEFOTS - N° de registro de Practioner's Register: 11012-1593

LA MOXIBUSTÓN
de los métodos tradicionales chinos de salud

La moxibustión es una de las técnicas que forma parte de los sistemas tradicionales chinos de salud conjuntamente con la acupuntura, la dietética china, la tuina, la farmacopea china y el chi kung. Con la que mantiene una relación más estrecha es con la acupuntura, y generalmente se trabajan ambas a la vez, ¡dependiendo del síndrome claro está!. El registro más antiguo que se conoce se encuentra en el Zuo Zhuan con más de 2500 años de antigüedad.
En la moxibustión se aplican las denominadas moxas sobre los puntos acupunturales o sobre diversas áreas corporales. Las moxas son hojas secas y molidas de plantas chinas generalmente de artemisa pura, o mezclada con otras plantas para fortalecer su acción. Estas moxas tienen diversas presentaciones como en forma de puro, en polvo para la elaboración de conos, en parches, etc.
Existen dos formas principales de aplicación: la directa y la indirecta. La primera, es el método más antiguo y consiste en la aplicación de segmentos de puro o conos elaborados a partir de artemisa en polvo. Se sitúan directamente sobre la piel en los puntos o zonas previamente seleccionados, dependiendo del síndrome. Se encienden con fuego y se deja consumir la planta del todo o parcialmente (moxibustión directa con cicatriz o sin cicatriz). Este método es bastante doloroso y casi solo se practica en China ya que los occidentales no la aceptan bien. Es muy común que salgan ampollas por el quemazón que provoca, pero posteriormente con la aplicación de determinadas cataplasmas naturales en la zona desaparece la rojez y ampolla para cicatrizar más rápidamente. Esta es la forma más potente y efectiva de estimulación con las moxas, pero en la actualidad el menos empleado. La segunda forma, la indirecta, es la más habitual hoy en día. Se puede aplicar de diversas formas entre las que destacaremos la moxibustión con: sustancia aislante, con puros en “picoteo”, con puros en “circulo rotativo”, en aguja caliente, o en caja. En la primera se aplica un segmento de puro o se realiza un cono con el polvo de la planta y se aplica en un punto de acupuntura o zona. Pero entre la moxa y la piel se coloca un elemento protector. Este elemento suele ser una fina capa de cebolla o sal, emplastos de ajo o pimienta; una rodaja de jengibre, puerro o ajo. Todo depende de la acción que busquemos En la forma de “picoteo” se enciende un puro entero y se va aproximando y alejando repetidamente la punta incandescente de la moxa al punto o zona, sin llegar a tocar nunca la piel. En la forma de “circulo rotativo” se van realizando círculos alrededor del punto o zona a una distancia 1-3 cm de la piel; siendo el movimiento lento y constante. La “aguja calentada” consiste en clavar un fragmento de moxa sobre el extremo superior de una aguja de acupuntura que está insertada en un punto del cuerpo. La moxa se enciende y se deja que se consuma pasando el calor al punto a través de la aguja metálica, que es conductora del calor. La última forma consiste en la “caja de moxas” que consiste en una caja pequeña de madera (de unos 15-90 cm de ancho por 12-25 de largo, 8-12 cm de alto) con tapa y una rejilla a mitad de altura en su parte interna. Se colocan encima de la rejilla varios trozos de moxa para que se consuman y se coloca en una zona del cuerpo. La caja permite abarcar varios puntos de acupuntura a la vez o zonas bastante amplias. La tapa estará más abierta o cerrada dependiendo de si queremos que exista mayor o menor sensación de calor. Las aplicaciones pueden ser de más o menos tiempo, dependiendo de la intensidad del estímulo que queramos dar. La aplicación de la moxibustión está especialmente indicada en síndromes de frío-humedad o que empeoran con estos agentes climáticos, y preferentemente en los meses de otoño hasta mediados de primavera. Actúa además como estimulante de diversas funciones orgánicas, todo dependiendo de los puntos que se seleccionen y sus combinaciones. Moviliza la sangre estancada y tonifica la sangre (Xue), el Yang, así como el Qi. En occidente se ha divulgado su aplicación en alteraciones osteomusculares.
Hay que valorar ciertos factores como el síndrome que presenta la persona y su constitución para estimar si su aplicación puede ser beneficiosa o contraproducente.
La moxibustión es un sistema complementario a la acupuntura que permite conseguir resultados interesantes ante ciertas alteraciones de la salud o enfermedades. De todas formas, puede aplicarse individualmente; y especialmente en personas que son aprensivas a las agujas acupunturales.

Art. 109/373 (23-11-2003) - Dominical, Mundo Natural (Diario de Ibiza), por Josep Colonques Garrido

Respecto a esta área, Josep Colonques es Graduado y DAP en Acupuntura Tradicional China - MTC; Formación en Fitoherbología china.
Acreditado por la Fundación Europea de Medicina Tradicional China y PEFOTS - N° de registro de Practioner's Register: 11012-1593

BASES DE LA MEDICINA TRADICIONAL CHINA

Para algunas personas acostumbradas a los fundamentos de la Medicina Alopática, ciertos aspectos de la Medicina China pueden parecer confusos, pese a ser una ciencia estudiada durante miles de años por grandes investigadores y el resultado de un proceso continuo de pensamiento crítico, así como de una larga experiencia.
El estudio de la Medicina China se ha dado dentro de una tradición filosófica de observación profunda y atenta de los elementos que componen la naturaleza y de la sutil interrelación entre ellos, en donde el equilibrio, en un mundo de opuestos, es una necesidad para mantener el orden en el individuo y que este a su vez pueda percibirlo en el Universo.
Esto ha dado, como resultado y desde la raíz, una visión de la creación en la que el ser humano es estudiado como un todo integral, con todos los órganos del cuerpo relacionándose e influenciándose entre si, en constante cambio y en un medio social que le está afectando constantemente.
Los antiguos médicos tradicionales pusieron este conocimiento basado en la observación de la naturaleza al servicio de la medicina, investigando las señales que la enfermedad y su evolución dejan en el cuerpo humano, creando un sistema y aplicando su estudio.
Desarrollaron la maravillosa teoría de los Meridianos como canales transportadores de energía y sangre y comunicadores de todos los órganos del cuerpo, en una especie de circuito cerrado.
Sistematizaron el estudio de las plantas medicinales y su aplicación, al conocerse con profundidad los efectos de cada una de ellas, creando un sistema único de combinar las hierbas y elaborar fórmulas especiales adaptadas a cada persona.
Con su visión completa de la naturaleza humana, la Medicina Tradicional China ha logrado que la aplicación de las fórmulas de hierbas medicinales o de los puntos de Acupuntura no sólo consigan regular, nutrir o dispersar una función u órgano en lo físico, sino que su influencia se extiende también al plano emocional, mental y espiritual.
Es sobre la base de esta filosofía desde donde el diagnóstico de una patología se consigue. Esto se logra a través de la observación del tipo básico a la que la persona pertenece, la apariencia, el color de la cara, el examen del a lengua y toma del pulso, que con su complejidad son una herramienta y fuente de información inestimable a la hora de prescribir un tratamiento y que unido a las quejas del paciente, su condición emocional, lo que nos dice de su entorno y su modo de vida, da como resultado un diagnóstico que es personal y no aplicable a otra persona que venga aquejada de la misma dolencia.
Aplicando y desarrollando estas teorías ha logrado desde tiempos remotos, un incuestionable grado de efectividad curando enfermedades crónicas y agudas de una gran población. Ha presentado terapias alternativas eficaces para las enfermedades de reciente aparición como el estrés, enfermedades de la piel, obesidad, tabaquismo ó Sida, logrando la completa curación o aliviando los síntomas más molestos y penosos con soluciones naturales y menos agresivas que otras medicinas.
Las últimas investigaciones han demostrado, que la Acupuntura sobre los puntos de los Meridianos, es un instrumento de gran valor para el dolor, ya sea de origen mecánico, inflamatorio o neuromuscular por su reconocida capacidad de estimular en el cerebro la secreción de endorfinas y cortisol de forma natural, produciendo zonas de analgesia y de ser a la vez un estimulante del sistema inmunitario que con el trauma del dolor se encuentra debilitado.
Hay también que resaltar la ayuda que la Medicina Tradicional China puede ofrecer a la cirugía moderna, con la aplicación de la Acupuntura y Fitoterapia para la prevención y tratamiento de los efectos secundarios tóxicos producidos por la radioterapia y quimioterapia, en casos de cáncer, postoperatorio del cáncer ovárico, la fiebre inducida por quimioterapia y los efectos colaterales como son la reducción de leucocitos en sangre, las reacciones gastrointestinales o sistémicas, que no siempre son tolerables y a veces obligan al paciente a abandonarla.
El médico educado y entrenado en esta Medicina busca los síntomas y signos particulares que provocan estas desarmonías, encontrando el origen en el órgano afectado del paciente, en su esfera funcional, en otros órganos, en los meridianos, en los desequilibrios del sistema inmunitario, de la Energía y la Sangre, los líquidos orgánicos o en Yin y el Yang o en una combinación de varios de ellos, afectando a una parte del cuerpo o al sistema en general.
Una vez formulado el diagnóstico, el acupuntor regula o equilibra el organismo con fórmulas de hierbas, acupuntura, auriculoterapia, moxibustión, ventosas, masaje, nutrición y ejercicios terapéuticos, para procurar la armonía y el equilibrio del paciente tanto física como espiritualmente.

BEATRIZ ARMERO JIMÉNEZ

Diplomada en Enfermería
Formación en Nutrición Macrobiótica, Medicina Tradicional China, Acupuntura
Acreditada por la Fundación de Medicina Tradicional China y Pefots - N° de registro de Practioner's Register: 11012-1593

Haz click Aquí para dirigirte a otra página con más Artículos