Masajes

¿QUÉ SON LOS MASAJES?

El masaje lo podríamos definir como: una técnica basada en una serie de maniobras que se realizan principalmente con las manos (aunque también se pueden utilizar las muñecas, codos, rodillas, etc.) sobre los tejidos blandos y que tiene como objetivo mejorar todo una serie de aspectos relacionados con la salud de la persona.

El efecto puede ser en la zona local que se masajea o a distancia, y puede ser directa o indirecta.

Un ejemplo de local y directa podría ser realizar un masaje para aflojar una contractura muscular dolorosa; y otro ejemplo de a distancia e indirecto, sería el caso de un masaje relajante y antiestrés que permite relajar y conciliar mejor el sueño.

Su acción puede recaer tanto sobre la parte física de la persona (ej. en caso de ciertas lesiones músculo - tendinosas, contracturas o atrofias musculares), la psico-emocional (ej. reducir tensión por estrés) o la energética (bloqueos de meridianos acupunturales o funciones fisiológicas orgánicas).

 

TIPOS DE MASAJE

Existen diferentes tipos de masajes que pueden diferir en su técnica, así como efectos. Los que realizamos en Eivissalut son:

- Masaje (M) Terapéutico fisioterápico
- M. Deportivo
- M. Descontracturante
- M. Relajante y antiestrés
- Quiromasaje
- Taoísta
- Tuina (M. chino)

- M. con ventosas
- M. Reflexológico podal
- Drenaje linfático
- Cyriax (M. trasverso profundo)
- M. con estiramientos pasivos y activos
- M. con piedras calientes
- M. circulatorio


¿PARA QUÉ SIRVEN?

Los masajes pueden ser de gran ayuda para mejorar nuestro estado de salud general o aspectos más puntuales y particulares.
Tiene un importante efecto, especialmente en los casos de:


- Dolores, contracturas y/o malestar de espalda por tensiones y sobrecarga muscular
- Rigidez muscular y tendinosa con falta de flexibilidad (espalda, piernas, etc...)
- Calambres musculares
- Piernas cansadas y pesadas
- Empeoramiento del rendimiento muscular en deportistas por tensión corporal, sobrecargas musculo - tendinosas...
- Mala circulación linfática
- Tensión mental y corporal
- Estrés
- Cansancio y poca vitalidad
- Sueño inquieto y poco reparador
- Cierto enlentecimiento del peristaltismo intestinal
- Ciertos desequilibrios fisiológicos funcionales de la salud

ARTÍCULOS RELACIONADOS CON EL MASAJE

EL DRENAJE LINFÁTICO

La semana pasada hablamos de la importancia del sistema linfático para el equilibrio de nuestra salud. Esta semana describiremos brevemente una de las técnicas más conocidas y empleadas para activar este sistema, el denominado Drenaje linfático.
Hasta hace relativamente poco tiempo, este sistema y las técnicas empleadas para su estimulación eran muy desconocidos por la ciencia médica. Existen pocos y breves referentes históricos a su mención. No fue hasta la llegada de los siglos XVII-XVIII de la mano de Olf Rudbeck y Thomas Bartholin, que relacionaron las breves nociones que se tenían sobre este campo y definieron la teoría del sistema linfático como unidad funcional orgánica. Entre mediados del siglo XIX y principios del XX, el Dr. Winiwarter desarrolló un sistema para el tratamiento de grandes edemas de las extremidades. Este sistema constaba de tres procesos: un masaje muy suave, aplicación de vendajes compresivos, y elevación de las extremidades alteradas por encima de la horizontal del tronco. Pero no fue hasta los años 30 que dos fisioterapeutas rescataron del olvido esta técnica, con ciertas variaciones, llegando a su perfección y consolidación gracias al Dr. Vodder (curiosamente no era doctor en medicina, sino en filosofía).
La técnica consiste en un masaje muy suave, casi imperceptible, con un ritmo lento pero constante. Existen un amplio número de formas y movimientos para realizar en este masaje. En ningún momento tiene que ser fuerte, ni provocar dolor o enrojecimiento de la piel. Se trabajan diferentes zonas del cuerpo, relacionadas con sus áreas linfáticas: la cara y cuello, la nuca, los brazos, las piernas, el vientre, el abdomen, el pecho, la espalda, los glúteos y zona lumbar, e incluso en el interior de la boca. Suele trabajarse de zona proximal a distal.
El drenaje linfático tiene muy diversas aplicaciones en el campo de la medicina, la salud y la estética. Es muy útil en ciertas alteraciones de la piel (como acné y dermatitis), en la celulitis, edemas, y en fases pre y post quirúrgicas (en el tratamiento de las cicatrices y prevención de aparición de queloides), reumatismos y ciertos problemas articulares, estreñimiento, y ciertas cefaleas. Tiene además un efecto relajante y al mejorar el aporte de nutrientes a las células, y la eliminación de detritus, tiene cierto efecto antienvejecimiento. Las alteraciones que se han comentado con anterioridad tienen una relación importante con un desequilibrio del sistema linfático. Pero existen casos en que el drenaje linfático está completamente contraindicado, según los científicos. Esto ocurre en las infecciones agudas, en las flebitis, trombosis y tromboflebitis, el síndrome del seno carotídeo, insuficiencia cardíaca, hipotensión, tumores malignos, hipertiroidismo, colitis, metrorragias, asma y bronquitis aguda, y ciertas afecciones de la piel. De todas formas, es más seguro y recomendable consultar a su médico de cabecera o especialista por si aconseja o desaprueba la realización de este tipo de drenaje.
Este tipo de masaje y la activación que produce sobre el sistema linfático ejerce efectos muy beneficiosos sobre el organismo, siempre y cuando no se padezca una enfermedad en la que su aplicación esté contraindicada. La linfa y su sistema ha pasado de ser una desconocida a un elemento muy importante para el equilibrio de la salud.

Art. 107/373 (09-11-2003) - Dominical, Mundo Natural (Diario de Ibiza), por Josep Colonques Garrido

LA TUINA. EL MASAJE CHINO

La Tuina es una de las especialidades de las que se componen la medicina tradicional china, conjuntamente con la acupuntura y moxibustión, la farmacopea, la dietética y el Chi Kung. Es una de los sistemas más antiguos y se tienen referencias históricas que datan de hace más de 2000 años. Su nombre viene a significar “empujar y amasar” y viene a representan dos de las técnicas más utilizadas de este sistema. Pero la Tui-Na es algo más, no únicamente un conjunto de formas de masajear los músculos como ocurre con muchos sistemas de masaje occidental. Esta disciplina, tan utilizada en China desde hace siglos, se puede identificar como el conjunto de las técnicas que se emplean en occidente como la fisioterapia, la osteopatía, el quiromasaje, el masaje deportivo, etc. pero con una visión enraizada dentro del contexto de la medicina tradicional china. Este masaje chino se enfoca sobre los músculos y articulaciones pero apoyado por el trabajo de fondo sobre los meridianos acupunturales. Con ello se pretende activar la libre circulación de Chi – Xue (energía y sangre) sobre los meridianos, músculos y articulaciones. Cuando estos están bloqueados, el Chi – Xue no puede circular correctamente por ellos y esto suele provocar un gran número de molestias relacionadas principalmente con el sistema osteomuscular, pero también muy relacionado con la orgánica. Pero su campo de actuación no se limita al campo físico ya que está muy demostrado que el cuerpo y la mente tienen una clara relación de interdependencia. Un desequilibrio en la esfera psicológica-emocional puede tener una clara manifestación física, por lo que es muy importante trabajar tanto la parte que se manifiesta como su raíz. Por ese motivo a la medicina tradicional china se la identifica como un sistema que contempla al ser humano como un todo, donde cada parte está estrechamente interrelacionada con las otras, y se influencian recíprocamente. Este hecho se explica perfectamente en las relaciones de Sheng – Ke, Cheng - Wu de la teoría de los cinco movimientos (o elementos). En la Tuina se utilizan toda una serie de técnicas (amasamiento, presión, fricciones, vibraciones, estiramientos, rodaduras, percusiones, etc.) con el empleo de las manos, dedos o codos. Existen algunas tendencias que utilizan ciertas fórmulas de aceites de plantas que complementan la actuación del masaje. Según la finalidad que se busque y el rango de actuación se utilizará una u otra. Pero en las escuelas más clásicas el masaje se realiza sin utilizar nada de esto.
En la TuiNa, la sesión se personaliza mucho dependiendo de las características particulares de cada individuo. Puede que vengan diez personas con un mismo problema manifiesto, pero las causas sean diferentes y haya que trabajarlo de forma también diferente. Previamente se realiza un estudio según el sistema tradicional chino sin olvidar la tan importante toma de pulsos y observación de la lengua. Acto seguido se pasa a la parte práctica. En muchas ocasiones, posteriormente a la sesión puede aparecer una sensación de entumecimiento, “agujetas” o incluso de dolor en la zona trabajada. Esto puede durar entre 24 horas y algunos días, pero sin por ello ser un motivo de alarma. Se manifestación más o menos fuerte y su duración dependen mucho del estado en que venía la persona y los niveles de bloqueo en que se encontraba. Pasado este tiempo la mejoría es muy substancial. El grado de molestia post-sesión indica el grado de desequilibrio en que se estaba (a más molestia, mayor bloqueo).
La Tui-Na es un sistema muy desconocido en occidente pero que aporta grandes beneficios para el equilibrio o reequilibrio de la salud.

Art. 125/373 (21-03-2004) - Dominical, Mundo Natural (Diario de Ibiza), por Josep Colonques Garrido

EL SHIATSU
Un arte venido de Japón

La cultura oriental ofrece al mundo una casi infinita fuente de conocimientos. Siglos de experiencias, y de una tenaz labor de formación de un corpus de sabiduría, les han otorgado la capacidad de ser un pueblo con una gran cantera de eruditos en las más diversas ciencias y artes. Muchos siglos han tenido que transcurrir para que una ínfima parte de esta sabiduría empiece a conocerse en el mundo occidental. Uno de estos regalos que nos ofrece el lejano oriente viene de las tierras del sol naciente, de Japón.
Shiatsu, una palabra y un concepto generalmente desconocido para la mayoría de las personas. Este método de salud está muy difundido y reconocido socialmente y académicamente en ese país. Sus raíces se fundamentan en la medicina tradicional china, y de allí más concretamente en la Tuina (el masaje tradicional chino). Las influencias históricas, políticas, sociales y culturales entre China y Japón han sido continuas. Este país ha recibido un gran influjo de todo el conocimiento de su nación vecina, la cual ha sido adaptada a sus propios rasgos y características culturales. El país nipón siempre se ha caracterizado por importar conocimiento de otros lugares, pulirlos, simplificarlos y perfeccionarlos. Así encontramos ejemplos en la arquitectura, la pintura, la escritura y en las propias ciencias de la salud.
El Shiatsu es un método complejo basado en el masaje. Como comenta Marta Fanés, profesional del Shiatsu, este método se basa principalmente en seguir la Ley de la dinámica, es decir, estudiar el movimiento y la reacción producida por fuerzas externas. La Tercera Ley de la Termodinámica de Newton establece que si un objeto provoca una fuerza contra otro, hay una fuerza o reacción igual y opuesta del segundo objeto contra el primero. Esta es una de las bases por las que nos regimos. El tacto es la manera de aplicar un estímulo al cuerpo. Dicho estímulo, ya sea presionando, frotando, amasando… hace que el cuerpo genere cambios internos.
La traducción literal de Shiatsu sería “presión de los dedos”. La presión manual y la manipulación suave es realizada y administrada rítmicamente en varios grados, de forma simple y lineal. La técnica básica consiste en presionar utilizando el peso del cuerpo sobre los meridianos y puntos acupunturales en forma de masaje, estiramientos, conexiones y suaves manipulaciones. El profesional llega a desarrollar una gran sensibilidad que le permitirá interpretar fácilmente cualquier cambio interno fruto de esos estímulos externos. Las herramientas utilizadas por el profesional no se limitan a las manos, sino que se complementa con los pies, rodillas, codos… para conseguir unos efectos determinados. Pero al contrario de los que pueda parecer no hay dureza en los actos, ni sensaciones de dolor insoportable. La sesión de shiatsu es relajada tanto para quien la práctica como para quien la recibe, muy al contrario de muchas otras técnicas de masaje existentes. En eso contribuye también el hecho de que la sesión se realice sobre un futón japonés, en el suelo, y no en una camilla. Eso sumado a una iluminación tenue y a una música relajante proporciona un ambiente que denota tranquilidad, sosiego y relax. Todo el conjunto es como una firma muy particular y característica de la tradición y mentalidad japonesa. El sistema va dirigido tanto a niños, como a adultos o ancianos y, según sus características concretas se aplicaran unas técnicas u otras. La finalidad última del shiatsu consiste en ayudar a equilibrar las constantes morfofuncionales de la persona, es decir, equilibrar su estado óptimo de salud y vitalidad, tanto en el plano físico como psicoemocional. Métodos como este son un ejemplo de los regalos que oriente tiene, muy a buen recaudo en ocasiones, y que los occidentales podemos empezar a disfrutar.

Art. 8/373 (09-12-2001) - Dominical, Mundo Natural (Diario de Ibiza), por Josep Colonques Garrido


EL SHIATSU (II)

SHIATSU, su traducción literal “presión con los dedos” es una terapia manual originaria de Japón. Su línea se ha extendido mundialmente y en concreto en España a través de la Escuela Japonesa de Shiatsu de Shigeru Onoda.

El Ministerio de Sanidad de Japón define el Shiatsu como:
“Tratamiento que, aplicando unas presiones con los dedos pulgares y las palmas de las manos sobre determinados puntos corrige irregularidades, mantiene y mejora la salud, contribuye a aliviar ciertas enfermedades ( molestias, dolores, estrés, trastornos nerviosos…), activando asimismo la capacidad de autocuración del cuerpo humano. NO TIENE EFECTOS SECUNDARIOS”.

El Shiatsu es una terapia completamente natural cuyo único fin es el de restablecer el equilibrio del cuerpo.

Con el Shiatsu se flexibiliza el cuerpo, evitando la rigidez, lo que proporciona un mejor riego sanguíneo y una buena hidratación, las ramificaciones nerviosas están más libres con lo que muchas veces el dolor desaparece por completo, refuerza el sistema inmunitario, equilibra el sistema nervioso autónomo, mejora el metabolismo, aumenta el rendimiento físico e intelectual, eleva el tono vital, proporciona bienestar físico y emocional, despierta la conciencia del cuerpo y responsabilidad sobre la propia salud.
El paciente no necesita desvestirse, debe permanecer con ropa cómoda.
El tratamiento se realiza sobre una camilla especial, con una altura determinada para facilitar la presión. O bien en Futón sobre tatami, al estilo tradicional japonés. Una sesión de Shiatsu dura aproximadamente una hora, entre 50 y 60 minutos. Se acompaña con una música japonesa especial.

Art. Marcela Alcérreca Achondo (Esperta de Shiatsu y m. Ayurvédico)

EL MASAJE AYURVÉDICO

El masaje ayurvédico se practica desnudo o en ropa interior. El masajista utiliza un aceite caliente, generalmente aceite de sésamo, solo o combinado.

La técnica consiste en estimular los Marma, puntos energéticos a través de los cuales se desplaza el Prâna mediante presiones, frotes y palpaciones para reequilibrar las funciones orgánicas.
Desde los pies hasta la puntas del cabello, cada zona se masajea una por una en un movimiento de reunificación con el cuerpo, teniendo en cuenta los diferentes elementos que lo constituyen: el aire, el agua y el fuego, organizados según tres sistemas: vata (sistemas nervioso y hormonal), pitta (sistemas digestivo y enzimático), kapha (fluidos).
Movimientos tónicos alternados con movimientos relajantes para procurar a la vez relajación y energía.

Ventajas
Completo, el masaje ayurvédico tiene como objetivo relajar, calmar las tensiones nerviosas, reabsorber el estrés y facilitar el sueño. Al restablecer la circulación sanguínea, permite eliminar las toxinas generadas por una mala alimentación y la contaminación. Gracias a su energía, recarga las baterías y previene males.
Rica en ácido linoleico, hierro, fósforo, magnesio, cobre y calcio, el aceite de sésamo no sólo es un nutriente estupendo para la epidermis sino que además posee efectos beneficiosos para las células nerviosas.

El masaje ayurvédico es, según la tradición, un elemento de prevención y se incluye en una higiene de vida precisa, que incluye una alimentación equilibrada y ejercicios de yoga, respiración y meditación.

Art. Marcela Alcérreca Achondo (Experta de Shiatsu y m. Ayurvédico)

Haz click Aquí para dirigirte a otra página con más Artículos